Sostenibilidad y Futuro

Impacto del cambio climático en la producción de maíz

AUTORES: Jon Hellin, Mauricio R. Bellon y Sarah J. Hearne.

Es probable que el cambio climático provoque un aumento de la escasez de agua en las próximas décadas y cambios en los patrones de precipitación. También es probable que el cambio climático provoque un aumento de la temperatura. Los modelos climáticos muestran una alta probabilidad de que para fines del siglo XXI, las temperaturas de la temporada de crecimiento superen las temperaturas estacionales más extremas registradas en el siglo pasado. Si bien es probable que un aumento de unos pocos grados en la temperatura aumente el rendimiento de los cultivos en las áreas templadas, en muchas áreas tropicales, incluso un aumento mínimo de la temperatura puede ser perjudicial para la producción de alimentos. Las altas temperaturas reducen el rendimiento de los cultivos al afectar una variedad de procesos fisiológicos, bioquímicos y moleculares.

Si bien es cierto que los agricultores tienen un largo historial de adaptación a los impactos de la variabilidad climática, el cambio climático previsto representa un desafío enorme que pondrá a prueba la capacidad de los agricultores para adaptarse y mejorar sus medios de vida. La investigación científica apunta a los impactos negativos del cambio climático en los pequeños agricultores.

Un escenario de aumento de las temperaturas, disminución de las precipitaciones, aumento de los fenómenos meteorológicos extremos y cambios en los patrones de plagas y enfermedades conducirá a más malas cosechas a corto plazo y descensos de la producción a largo plazo.

Se espera que México se encuentre entre los países más afectados negativamente por el cambio climático. Los agricultores de maíz en pequeña escala son particularmente vulnerables debido a su ubicación geográfica, así como su limitada capacidad de adaptación. Los modelos de cambio climático sugieren una tendencia de secado y calentamiento en muchas partes de México durante la temporada principal de maíz (mayo-octubre), y se prevé que esta tendencia se fortalezca con el tiempo.

Las tendencias pronosticadas incluyen: un secado de los entornos de las tierras bajas, una expansión de los entornos de las tierras bajas y de altitud media hacia arriba del gradiente de elevación; y una reducción sustancial del entorno de las tierras altas (a través del desplazamiento por zonas más cálidas de altitudes medias ambientes tipo y una expansión de áreas demasiado secas para una producción óptima de maíz).

En el caso de México, los investigadores y los profesionales del desarrollo han tendido a pasar por alto la importancia de las variedades locales de maíz de los agricultores en las iniciativas de adaptación al cambio climático. Se sugiere que un enfoque más estratégico implicaría dar mayor importancia a las variedades locales de maíz. Esto tiene implicaciones para los formuladores de políticas, los investigadores y los profesionales del desarrollo, ya que se involucran en la adaptación al cambio climático, cuyo propósito es gestionar eficazmente los riesgos climáticos potenciales durante las próximas décadas como cambios climáticos.

Las variedades mejoradas de cultivos son un resultado clave de la investigación agrícola y han contribuido a aumentos significativos en la producción y la productividad agrícolas. El mejoramiento científico de cultivos seguirá desempeñando un papel fundamental para afrontar el desafío de aumentar la producción de alimentos frente al cambio climático. El desarrollo y la diseminación de germoplasma mejorado tienen el potencial de compensar algunas de las pérdidas de rendimiento relacionadas con el cambio climático.

El cambio climático será especialmente perjudicial para la producción de cultivos en los sistemas de cultivo donde los suelos se han degradado hasta el punto de que ya no proporcionan una capacidad de retención de agua adecuada para proteger los cultivos contra la sequía y el estrés por calor.

El cambio climático amenaza la producción agrícola actual y, por lo tanto, existe una mayor necesidad de mejorar los rendimientos agrícolas y la resiliencia de los agroecosistemas, así como de mejorar los medios de vida de los agricultores. A pesar de algunas incertidumbres sobre el impacto espacialmente diferenciado del cambio climático en la producción agrícola, hay pocas dudas de que el germoplasma, más adecuado para los climas futuros, es fundamental junto con mejores prácticas agronómicas y de manejo de cultivos.

El mejoramiento formal de cultivos utilizando recursos de variedades locales tiene un papel clave que desempeñar en las estrategias de adaptación al cambio climático. Las estrategias de adaptación complementarias incluirían un mayor uso por parte de los agricultores de variedades de maíz adaptadas al clima (con una mayor tolerancia al estrés por calor y al estrés combinado por calor y sequía), junto con técnicas eficaces de conservación de la humedad del suelo. El desarrollo y la diseminación de germoplasma sensible al clima puede llevar varios años porque el proceso consta de varios pasos, que incluyen el mejoramiento, las pruebas en la finca, la liberación de variedades y la diseminación del germoplasma.

Los esfuerzos de investigación deben estar dirigidos a facilitar el desarrollo de germoplasma de premejoramiento, mejoramiento de germoplasma y liberación de variedades, capacitar a los empresarios de semillas y aumentar la provisión de semillas de base. Además, la aceptación generalizada por parte de los agricultores de variedades mejoradas de maíz adaptadas al clima depende de un sector de semillas que funcione y sea eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Twitter
LinkedIn