Logo Ilcereales

Impacto del cambio climático en la producción de trigo de México

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

AUTORES: Ixchel M. Hernandez-Ochoa, Senthold Assenga, Belay T. Kassiea, Wei Xionga, Ricky Robertson, Diego Notelo Luz Pequeno, Kai Sonder, Matthew Reynolds, Md Ali Babar, Anabel Molero Milan, Gerrit Hoogenboom.

El trigo es uno de los principales cultivos de cereales del mundo debido a su importancia como fuente principal de energía y proteínas en la dieta humana. En México, el trigo se encuentra entre los cinco cultivos más producidos: la producción nacional durante la temporada 2015-2016 fue de 3.8 millones de toneladas (valor de alrededor de $ 750 millones), cultivadas en 720,000 hectáreas. La producción se concentra en los estados de Sonora, Baja California, Sinaloa, Guanajuato y Michoacán, que en conjunto representan alrededor del 86% de la producción nacional total.

Más del 90% del trigo producido se riega debido a las condiciones áridas y clima semiárido en la mayor parte de la zona de producción de trigo. La producción de trigo de secano es típica de las áreas de alta elevación en los estados del centro y sur y el clima de tipo mediterráneo en Baja California, donde la temperatura y las precipitaciones de invierno y primavera son más adecuadas para el sistema de cultivo.

Las tendencias pasadas de la temperatura global ya muestran los efectos del aumento de las temperaturas en la producción de trigo. El análisis histórico del rendimiento del trigo mostró una disminución global del 5,5% en la producción total de trigo desde 1980, como resultado del aumento de la temperatura media global.

Las tendencias de la temperatura global en el futuro sugieren un calentamiento continuo de hasta 2°C a mediados de siglo, que puede resultar en una mayor disminución del rendimiento del trigo si no se aplican estrategias de adaptación. El dióxido de carbono atmosférico elevado en el futuro puede tener un efecto positivo en el crecimiento y rendimiento de los cultivos, pero su respuesta se limita a la temperatura, el nitrógeno y las condiciones del agua.

Las proyecciones de cambio climático para México difieren en severidad, pero todas reportan un clima más cálido y seco para mediados de siglo, lo que aumenta la preocupación sobre cómo afectará aún más el cambio climático a la producción de trigo. En el pasado, se realizaron pocos estudios sobre los efectos del cambio climático en la producción de trigo de México. SAGARPA y la FAO llevaron a cabo un estudio para determinar los efectos del cambio climático en la producción de trigo de México mediante el uso de un Modelo Climático General. Los resultados mostraron disminuciones en el rendimiento promedio en el noroeste de hasta un 75%, pero también proyectaron aumentos de rendimiento del 50% en Baja California y el norte de Sonora.

Los impactos del cambio climático se cuantificaron junto con sus incertidumbres mediante el uso de un conjunto multimodelo cultivo-clima, un enfoque que proporciona una evaluación más completa que los realizados anteriormente, donde se utilizaron modelos únicos y carecían de cuantificación de la incertidumbre. El cambio climático representa una amenaza para uno de los principales cultivos de cereales en México, ya que el calentamiento de las temperaturas ya está provocando una disminución del rendimiento en las principales áreas de producción, como el noroeste de México.

Se proyecta que el cambio climático en el futuro exacerbará los efectos de la temperatura, especialmente en el noroeste, independientemente de los efectos estimulantes del crecimiento del dióxido de carbono.

Las estrategias de adaptación, como la introducción de cultivares tolerantes al calor, el vigor temprano y los cambios en la fenología, pueden ser la forma más factible de hacer frente a los efectos negativos del cambio climático, en particular el aumento de la temperatura. Los cambios en el manejo del cultivo, como la siembra temprana o las dosis de aplicación de nitrógeno, también pueden ofrecer beneficios adicionales.

La expansión de los cultivos de trigo podría ser una opción en algunas regiones, sin embargo, la disponibilidad de agua para riego podría ser limitada. La disponibilidad futura de agua incluso para el área actual de cultivo de trigo ya es un problema, ya que muchos acuíferos están sobreutilizados o tienen condiciones de intrusión de agua salina.

Se debe realizar una evaluación integrada de las estrategias de adaptación al cambio climático considerando la sostenibilidad de estas prácticas en términos de viabilidad. La implementación de medidas de adaptación en el futuro podría ayudar a mantener y mejorar la producción de trigo para las próximas décadas en México.