Logo Ilcereales

Interacción de genotipo por labranza y progreso del rendimiento para genotipos de trigo panificable y trigo durum en camas elevadas irrigadas.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Nora Honsdorf, Michael J. Mulvaney, Ravi P. Singh, Karim Ammar, Juan Burgueño, Bram Govaerts y Nele Verhulst.

La labranza intensiva es un componente importante de los sistemas convencionales de producción de cultivos. La perturbación física afloja y airea la capa superior del suelo creando condiciones óptimas de germinación para los cultivos. Sin embargo, la labranza intensiva, especialmente en combinación con la eliminación de residuos de cultivos, puede conducir a la degradación y erosión del suelo.

La agricultura de conservación se basa en un movimiento mínimo del suelo, la retención de residuos y la diversificación de cultivos. La agricultura de conservación tiene el potencial de mejorar la resiliencia del suelo y aumentar la sostenibilidad de la producción de cultivos. La labranza cero es la forma más extrema de movimiento mínimo del suelo. Cuando se combina con la retención de residuos de cultivos, mejora la estructura de la capa superior del suelo, lo que a su vez impacta en la flora y fauna del suelo y, posteriormente, en la presión de las enfermedades.

Los sistemas agronómicos basados en labranza cero y retención de residuos son cada vez más importantes debido a su potencial de adaptación al cambio climático a través de la reducción de la erosión del suelo y una mejor disponibilidad de agua. Sin embargo, las condiciones más densas de la superficie del suelo y grandes cantidades de residuos de cultivos pueden ser una limitación para el establecimiento temprano de la planta, especialmente en áreas de producción irrigadas con alto potencial de rendimiento. Las interacciones por genotipo por labranza para el rendimiento no se comprenden bien y se desconoce si la labranza debería ser un factor de evaluación en los programas de mejoramiento.

Veintiséis genotipos del CIMMYT de trigo panificable (Triticum aestivum) y trigo durum (Triticum turgidum), creados entre 1964 y 2009, fueron evaluados en cuanto a rendimiento y desempeño agronómico en la estación experimental del CIMMYT cerca de Ciudad Obregón, México, durante seis años. Los tratamientos incluyeron camas elevadas convencionales y permanentes con riego completo y reducido. Los objetivos eran estudiar el progreso del mejoramiento en distintos sistemas agronómicos y dilucidar la importancia de la labranza y el genotipo mediante la interacción de la labranza para el rendimiento y las características agronómicas.

El progreso de la reproducción se logró independientemente del tratamiento agronómico. La labranza influyó en el crecimiento de las plantas y el número de granos por metro cuadrado en ambos tipos de trigo. En el trigo harinero, la interacción genotipo por labranza fue significativa para los parámetros de rendimiento, peso específico y crecimiento. Sin embargo, no se detectaron efectos cruzados y los cambios de rango fueron pequeños. En el trigo durum, la interacción genotipo por labranza solo fue significativa para el crecimiento de las plantas. Los resultados no indican la necesidad de programas de cría separados. Sin embargo, aún no se ha respondido a la cuestión de la necesidad de realizar una selección con labranza cero para aumentar el progreso de la reproducción.

Para los materiales probados, se puede concluir que se logró un progreso de mejoramiento en todos los sistemas agronómicos, aunque la selección se realizó bajo labranza convencional. Además, los genotipos se comportaron de manera similar en lechos de labranza convencional y lechos permanentes. Los resultados no indican la necesidad de programas de mejoramiento separados para labranza cero y labranza convencional. Sin embargo, la pregunta de si la selección bajo condiciones de agricultura de conservación o labranza cero podría resultar en un mejor progreso bajo la agricultura de conservación, y posiblemente también bajo condiciones convencionales, aún no se ha respondido.